How (not) to make a bobbin-lace pillow

English


Reconozco que, pese a tener un blog de labores, no soy nada aficionada al "hazlo tú mismo". Parece una paradoja que esta sea la manera de pensar de una persona a quien le gustan las cosas hechas a mano, ¿verdad? Creo que hay una sutil diferencia entre "a mano" y "hazlo tú mismo" y no sé si sabré explicarla...

El lema "hazlo tú mismo" siempre me ha parecido una excusa barata para no gastarse el dinero en un producto ya terminado y bien hecho por un profesional. El resultado, además, suele dejar bastante que desear: o eres muy manitas o acabas con un objeto que parece salido del aula de plástica de un parvulario (como soy una perfeccionista no me conformo con algo mediocre aunque sea útil). En cambio, "hecho a mano" implica algo emocional, de mimo por parte del artesano; no busca un fin descaradamente funcional a bajo coste.

Durante algunos años tuve en casa un mundillo casero para salir del paso. Es un accesorio impresincible para hacer encaje que solo se encuentra en tiendas especializadas, así que tocaba claudicar y hacerse uno o acudir a un encuentro de encajeras para comprarlo. En aquella época todavía no era posible comprarlos a través de Internet.

El mundillo estaba hecho por mi entonces profesora y era sospechosamente ligero y fácil de transportar. La señora recogía materiales de la basura de aquí y de allá y hacía mundillos muy apañados que después vendía a las alumnas por un módico precio, de modo que no tenían que esperar al próximo encuentro para adquirir uno. Por algún extraño motivo me costaba muchísimo pinchar en él y tenía que usar una pequeña almohadilla entre el mundillo y el trabajo. Además de incómodo me parecía absurdo, así que decidí deshacerlo para ver de qué estaba hecho y cómo solucionar el problema.

Mundillo momia

a) Tras quitar la bonita funda de tela que le puse, vi que una venda mantenía todo el armazón sujeto. Debajo de esta, el mundillo estaba envuelto en una esterilla de playa. Como los mundillos tradicionales están rellenos de paja me pareció lógico esta elección de material, pues es lo más parecido que podemos encontrar en las tiendas.

Mundillo playero

b) Para que la esterilla no se moviera ambos extremos del mundillo estaban precintados. Al quitar el precinto (plásticos en mi mundillo no, gracias) me di cuenta de que la esterilla era de las que tienen un lado reflectante con rígido papel plateado... ¡Con razón no se podían pinchar los alfileres!

Mundillo porexpan

c) Una vez fuera la esterilla se descubrió el secreto del relleno: dos láminas de corcho blanco (porexpan) pegadas entre sí con los cantos biselados para que los bolillos cayeran cómodamente a los lados al trabajar. Y más precinto.

Mundillo electrodoméstico

d) Y por detrás tecnología punta como contrapeso: un trozo de cartón del mismo contenedor embalaje de electrodomésticos de donde había salido el porexpan. Precintado, faltaría más. ¡Cualquiera atraviesa tantas capas con un pequeño alfiler!

Ni que decir tiene que con estos materiales, además de las dificultades para poder pinchar, el mundillo no tenía ninguna estabilidad y se caía cada dos por tres, pues el peso de más de 100 bolillos colgados lo volteaba continuamente.

Una vez vista la estafa de la que fui objeto —no se puede llamar de otra forma, aunque lo disfracen de reciclaje— decidí que esa mala imitación de mundillo se iría a la basura y me compraría uno como Dios manda para poder trabajar en condiciones y que me durara toda la vida. Sin embargo, mi amiga Cotonet, amante incondicional del "hazlo tú mismo", me convenció para no tirarlo y se ofreció a rehacérmelo como ella hacía los suyos.

Mundillo yogui

e) Para pinchar blandito, lo mejor es envolverlo con una doble capa de esterilla de gimnasia que se puede encontrar en cualquier bazar. Cuanto más barata mejor: menos densidad tendrá la goma y más fácilmente se clavarán los alfileres.

Mundillo quirúrgico

f) No contábamos con que el porexpan se derretiría en cuestión de segundos al aplicarle la cola para pegar la esterilla nueva (desde luego, no iba a usar precinto). ¡Adiós estructura ligera y blandita! Tuvimos que recurrir a unos bloques plastificados que protegían material médico que ella tenía por casa. A ese sí le pudimos pegar una doble capa de estera de gimnasia, pero fue imposible rebajarle los cantos sin romper el bloque.

Mundillo tapicero

g) Después lo forramos con una tela preciosa de tapicería en color verde pistacho (¿verde, yo?), sujetándola con alfileres primero para rematar bien los cantos con una solapa.

Mundillo encolado

h) Encolamos la tela por la parte trasera y pusimos una lámina de madera que cortamos al tamaño deseado (y no llegó a salir en la foto), para que le diera estabilidad y peso suficiente al mundillo.

Mundillos caseros y otros trastos

i) Tras toda esta odisea, mi mundillo hecho en casa por fin estaba listo para sacarme del apuro temporalmente.

Este mundillo sí tenía las dimensiones necesarias, el peso adecuado para no volcar y el material blandito para clavar los alfileres con facilidad. ¿Cuál acabó siendo su problema? Al ser completamente plano, sin los cantos biselados como el original, los bolillos no se acomodaban a ambos lados de la labor, sino que volvían una y otra vez al frente imposibilitando el trabajo.

Al cabo de un tiempo pude comprar el mundillo que tanto deseaba y el casero acabó arrumbado en un rincón hasta que finalmente se fue a la basura el año pasado, no sin antes recuperar la maravillosa tela verde con que lo había forrado.


La publicación de hoy forma parte del proyecto Back to Blogger, una iniciativa puesta en marcha por mademoisellealex. El tema para el mes de marzo es DIY. Podéis pinchar en el enlace para leer de qué va el tema y conocer al resto de participantes:


Espero que esta entrada haya ilustrado, además de mi fobia a los apaños cutres caseros, cómo no se deben hacer las cosas si a pesar de todo persiste el deseo irrefrenable y la voluntad de hacerlo uno mismo. En ese caso, confío en que el lector sepa sacar de este inusual tutorial sus propias conclusiones sobre cuál es el paso a paso para crear su propio mundillo. ;-)

Moraleja: déjate de tacañería y cómprate las cosas bien hechas.
El artesano profesional te lo agradecerá.

I must confess that I hate DIY projects even though I have a crafting blog. It seems contradicting but there is a difference between handmade and DIY. Not sure how to explain this though...

For me, DIY always seemed a lame excuse for not spending money on a professional made item. The result is usually crappy unless you are a professional yourself. Handmade, on the other hand, has this touching flair about it, something carefully crafted by a caring person instead of being brazenly cheap and functional.

Not long ago I had a DIY bobbin lace pillow. It is a tool every lacemaker must have in order to work and it is only sold in bobbin lace shops and meetings. Back then you couldn't buy them through Internet yet.

My Spanish style bolster pillow was made by my teacher and was weirdly light and easy to carry. This lady picked materials up from rubbish here and there to make pillows that later would sell to her pupils for a token price so they didn't need to wait until the next meeting to buy theirs. Weird enough, pricking this pillow wasn't easy and I had to put a small mat onto the pillow to be able to work on it. Not only it was uncomfortable but also ridiculous, so I decided to tear the pillow apart and see how was it made in order to fix this problem.

Mummy pillow

a) After taking out the fabric pillowcase, it turned out a bandage was keeping all the pieces in place. Under the bandage there was a straw beach mat. Since traditional Spanish bobbinlace pillows are made of straw I thought this was quite thoughtful, as you can buy these in any dime store.

Beach pillow

b) She had use tape on both sides to keep the mat in place. When I removed it (no plastic in my pillows, thanks!) I noticed the hidden side of the mat was made of sturdy foil tarp. Of course I couldn't prick through!

Porexpan pillow

c) Once the mat was off I found the secret filling: two glued layers of styrofoam with bevelled edges —so the bobbins would hang comfortably on the sides. And more tape.

Electronics pillow

d) And leading technology on the backside: a piece of cardboard from the same rubbish container electronics packaging where she found the styrofoam. Carefully taped, of course. Who on Earth could prick through all those layers of plastic with a small pin?

Needless to say, it was impossible not only to prick but also to keep the bolster pillow up with these light cheap materials. It didn't have stability enough and kept falling over because 100 hanging bobbins were heavier than the pillow itself.

Once this scam was exposed —there is no other word for it even if they call it upcycling— I decided to throw away this bad knock-off of a pillow and buy a good one which would be expensive but would last forever. However, a friend of mine who is a DIY lover persuaded me to give it a second chance and improve it the way she made her own pillows.

Yogi pillow

e) The best material for wrapping the pillow is a double layer of roll mat. You can find it at any dime store and is soft enough for easy pricking. The cheaper, the better.

Surgical pillow

f) We didn't know the styrofoam from the old pillow would melt when we poured glue on it to stick the mat. But it did! Bye-bye soft and light filling. Instead, we had to use some plastic blocks from medical equipments my friend had at home. The glue didn't do any harm on it but its edges were impossible to bevel.

Uphosltery pillow

g) Then we covered it with a beautiful green (green who, me?) upholstery fabric, carefully pinning the edges in place and finishing off top and bottom with flaps.

Glued pillow

h) We glued the fabric edges to the back of the pillow and veneered it with wood (it didn't make it to the picture) to achieve the desired weight and stability.

Homemade pillows and other stuff

i) After all this epic odissey, my DIY bobbin lace pillow was ready. I could finally work on my lace!

This bolster pillow had the right dimensions, weight and soft material on the surface. So what did go wrong? It was so flat and the corners were so sharp that the bobbins didn't lay comfortably rolling to the sides as they should but came back to the front invading the working space again and again (remember this pillow is supposed to be worked on vertically, as shown in the picture).

Not long after that I had the chance to buy my coveted cookie pillow at a meeting and this homemade bolster pillow ended neglected in a corner until last year, when I throw it away —but not before I took back the pretty green fabric!


I hope this post has illustrated how I feel about stingy fixes as well as how not to do certain things if someone feels like DIY a bobbin lace pillow despite everything. I trust the reader will come to the right conclusions after reading this unsual tutorial. ;-)

Moral: do not be a miser and buy well-made items.
Any professional crafter will be grateful for it.

32 comments

  1. A veces pasa eso, pero el orgullo de decir que lo has hecho tu misma no te lo quita nadie
    gracias por participar
    besos

    ReplyDelete
    Replies
    1. Tienes razón, Alex. Lo malo es que estaría orgullosa si estuviera bien hecho, que no era el caso. ;-)
      Besos.

      Delete
  2. Hazlo tú mismo, pero hazlo bien; de lo contrario invierte (cuando puedas) en algo que te durará toda la vida.
    Besos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Un excelente resumen, Mavi. ¡Muchísimas gracias! Los productos de buena calidad son siempre una inversión de futuro.
      Besos.

      Delete
  3. En todo tiene que haber picaresca y gente que se aproveche de las modas DIY o lo que sea. Qué morro tiene la peña¡!!
    Yo creo que cuando entra el comercio por medio y se hacen cosas en serie, aunque se hagan a mano, ya se termina la esencia del DIY.
    Tu amiga Cotonet y tú sí que supisteis arreglar el entuerto “por vosotras mismas”, aunque al final, sólo fuera temporal.
    Por cierto, no sabia que se llamara mundillo al cojín para hacer bolillos.
    Un besito¡!
    PD: qué tal vas con tus jerseys?

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Ay, Gema! Si contara los entresijos de aquel curso y la picaresca de la profesora escribía un nuevo Lazarillo...

      El segundo mundillo salió muy bien, una pena que fuera tan incómodo. También nosotras pecamos de pardillas al usar materiales que no eran adecuados. Depende de la zona se llama mundillo, bolillero, almohadilla, cojín... En mi tierra se dice bolillero, pero yo prefiero mundillo ya que bolillero también puede referirse al artesano (sí, hay hombres encajeros). ;-)

      Los jerséis están parados: el cuello del mostaza me está dando problemas y hasta que no lo termine no quiero avanzar el otro para que no se me queden los dos a medias todo el verano, que me conozco.

      Besos.

      Delete
    2. Jajajaja, se nos quedó grabado a fuego El Lazarillo de Tormes.
      A ver si resuelves lo del cuello y muy pronto nos enseñas ese jersey mostaza tan chulo.

      Delete
    3. Han pasado quinientos años y no hemos cambiado nada, jajaja. Espero poder terminar el cuello este fin de semana y estrenar pronto el jersey, que aquí ya hace bastante calor.
      Un beso y feliz fin de semana.

      Delete
  4. Es verdad que un Diy es una riesgo, habrá detalles para los que si y para los que no, por cierto que fui al enlace y me encanta este tipo de trabajos, nunca los he hecho pero me gusta todo lo tejido en cualquier técnica, un saludos
    Eli R.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Es cierto, un DIY está muy bien para quienes tienen destreza, de otro modo salen puros desastres. Por eso me gusta tanto el trabajo de los artesanos. :-) Me alegro mucho de que te hayan gustado mis encajes, Eli. Si te animas algún día hay muchos tutoriales online para aprender.
      Besos.

      Delete
  5. Well, this was interesting! I think you two did an amazing job with the pillow and although I have never seen one in reality, I'd love to see you working on one!
    Use it in good health! (-> traditional saying in my country when one gets / buys something new or even if he/she upcycles it :)

    ReplyDelete
    Replies
    1. I think only Spanish lacemakers work on bolster pillows, which are kept upright unlike European "cookie" and roller pillows worked on horizontally. Croatian lace is made on roller pillows, maybe you have seen those? I will try to take pictures while making lace so you can see how it works. :-)
      Thank you, Maya! Have a great weekend.

      Delete
  6. En este tema no puedo estar más de acuerdo contigo. Buen fin de semana. Besos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Gracias, Ana María! Pensaba que en esto me iba a quedar sola, jejeje. ;-)
      Igualmente, feliz fin de semana. Besos.

      Delete
  7. Not "aficionada" but talented to do it !
    Have a nice weekend !
    Anna

    ReplyDelete
    Replies
    1. Thank you so much for your kind comment, Anna!
      Have a great weekend!

      Delete
  8. Yo que tu le ponia unas patitas’ y lo dejaba de banquillo para alguna entrada o para los crios que siempre necesitan donde sentarse.
    Me habia super encantado la tela, sufri en el pedazo donde decia que estaban arrumbados y luego arrojados a la basura, hasta que leí que la tela la recobraste! Uffff 😅
    Yo soy 50/50 con los DYI’s, la pienso si puedo hacerla mejor, si no, mejor compro. 😂
    Cariños linda, nos leemos pronto!

    ReplyDelete
    Replies
    1. No te preocupes, Mar, la tela está a salvo conmigo. El mundillo estuvo tanto tiempo arrumbado en casa antes de ir a la basura porque no quería deshacerme de ella. Por suerte pude recuperarla (no estaba toda encolada, solo por los laterales) y podré usarla para otra cosa. ¡Todo controlado! ;-)
      Besitos.

      Delete
  9. Todo un mundo, para hacer el mundillo (no me pude resistir 😂😂😂). Menuda cutronada, que ni siquiera era 100% esterilla (esa parte plateada me recordó mucho a los parasoles que se usan en los coches). Espero que cuando dices “módico precio”, en realidad quisieras decir muuuy económico, porque vaya tela. Una pena que no terminara de funcionar el que ingeniaron ustedes, porque se veía muy chulo (la tela, muy tú). Esa moraleja vale oro, y yo hace muuuucho tiempo que la pongo en práctica 😝😝😝. Un besote, Alhana.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Pero cutre, cutre... Cuando vimos el lado del parasol casi nos da un jamacuco. El precio no era tan módico, pero me da vergüenza decir lo que pagué por esta birria así que dejémoslo ahí. Al menos me sirvió para hacer encaje hasta que pude comprar uno bueno. La tela fue amor a primera vista y está guardada a buen recaudo hasta que encuentre el proyecto perfecto para ella (vamos, hasta que aprenda a coser). ;-)
      Un besote, Modistilla guapa.

      Delete
  10. ¡¡¡Vaya historia....!!!
    La verdad es que tienes razón y mucha, no todos los DIY merecen la pena a no ser algo emocional o que realmente consigas sacar algo que valga la pena, porque también hay que tener en cuenta que a veces según el DIY los productos que se emplean salen bastante caros.
    Lo importante es que ya tienes tu mundillo en condiciones y he de decirte que no tengo ni idea de hacer bolillos, pero es una labor que admiro muchísimo.
    BESICOS.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Gracias, Pilar. Los "hazlo tú mismo" y "bricomanías" solo deberían hacerlos gente con destreza y conocimientos. Tus muebles han quedado fabulosos, lo que demuestra que se pueden llegar a hacer cosas chulísimas cuando la persona sabe lo que hace. En el reto de hoy tú y yo somos la cara y la cruz de la moneda. ;-)
      Besicos.

      Delete
  11. Madre mia, que morro tenía esa profesora. Mira que aprovecharse así de sus alumnas, que vergüenza. A mí me gusta hacer muchas cosas yo misma pero hay otras muchas que no, prefiero mil veces pagar y comprar algo en condiciones.

    Bicos

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Y que sigue teniendo, Leti! Por suerte yo ya estoy lejos y soy gato escaldado. Las cosas hechas por uno mismo dan mucha satisfacción, pero hay que saber aceptar cuando están por encima de nuestras posibilidades y pedir ayuda de un profesional. :-)
      Besos.

      Delete
  12. Vaya tela con tu profesora, eso no es ni DIY ni nada, eso es echarle morro a la vida, jajaaa, que caras tienen algun@s, por muy barato que fuera no hay por dónde coger ese bolillero... La verdad que el vuestro está más currado, aunque yo creo que hay cosas que se pueden hacer para salir del paso, y otras que por mucho que queramos...es que no.

    Seguro que con tu bolillero ya si puedes trabajar a gusto, te felicito por tus trabajos de bolillos, son preciosos.

    Mi madre tiene un bolillero, hace unos años estuvo en clases de bolillo, pero lo dejó, yo alguna vez he estado tentada de traerme a casa su bolillero para aprender, pero lo veo dificilísimo ;)

    *Besos de colores*

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Jajaja! Totalmente de acuerdo, Mari Carmen. Esta señora sobreviviría a una hecatombe. ;-) Para salir del paso estuvo bien, pero no era nada cómodo. Para trabajar bien necesitamos buenas herramientas. ¡Anímate a usar el bolillero de tu madre! Hoy en día hay muchos tutoriales en Internet para hacer bolillos y es mucho más fácil de lo que parece, de verdad, y si necesitas ayuda aquí estoy. :-)
      Besos.

      Delete
  13. Menuda profesora más falsa... aprovecharse así de sus alumnas...
    Mi madre también hace bolillos y una de las bolilleras que tiene se la hizo un artesano que se dedica a eso y es muy bonita.
    Tiene otra que se la hizo ella y también es muy práctica.
    Yo opino que lo hagas tu o lo haga un profesional, lo importante es poner empeño y esmero en hacerlo bien.
    Un beso. Ana

    ReplyDelete
    Replies
    1. Ana, seguro que las bolilleras (¿en femenino? ¡qué curioso!) de tu madre están muy bien hechas. Cuando se tienen los conocimientos y los materiales adecuados es difícil que las cosas salgan mal. Me gustaría verlas, por cierto. ¿Tú también haces bolillos? :-)
      Un beso.

      Delete
  14. El mundo del DIY es toda una aventura, a veces sale bien y otras te dan gato por liebre, como te ha pasado a ti con el mundillo (que me ha encantado el nombre) que te vendió tu "profesora".

    Yo la esterilla de yoga, la usaba para cuando hacia labores como pañuelos y había que girarlos o subir la labor, jeje en lugar de sacar los alfileres con la labor y colocarla como toca pero arriba del cojín, sacaba la esterilla de yoga y la giraba, sin tener que sacar los alfileres, ni la puntilla y así me ahorraba el sudor de colocar la puntilla otra vez ... que alguna que otra vez he ahogado la labor en estre proceso de saca, sube y pincha.

    Me alegro que al final pudieras comprarte un mundillo como es debido y tiraras la mala imitación.

    Un besazo

    ReplyDelete
    Replies
    1. Palmi, se me había olvidado que tú también haces bolillos. ¡Tienes que animarte y retomarlo! Eres mi única compañera, jajaja. Mi esterilla en teoría era para subir la puntilla, aunque la usaba para todo tipo de piezas pues no era nada cómodo pinchar en el cojín. Y, claro, como el resto de señoras del grupo también la usaban, pensaba que era normal hasta que fui a mi primer encuentro y vi que casi nadie la llevaba. Con el cojín redondo (lo llamo cookie pillow como en inglés) puedes hacer pañuelos sin tener que levantar la labor. ¡Es una maravilla!

      Hay gente muy aventurera y atrevida, confieso que yo soy todo lo contrario. De ahí que ponga una distancia prudente entre todos los "hazlo tú mismo" tentadores que se cruzan por mi camino y yo. Conozco mis límites y no soy nada manitas. ;-)

      Besets.

      Delete
  15. Ay, madredelamorhermoso. ¡¡¡¡¿¿¿También haces bolillos???!!!! ¡¡¡Eres una mujer del Renacimiento!!!!
    Por lo demás, muy de acuerdo en todo: apaño casero si no tienes más remedio (por economía o imposibilidad de encontrar algo); pero mejor cosas bien hechas por alguien que realmente sepa.

    ReplyDelete
  16. Te animo al DIY, da mucha satisfacción.
    Con amig@s blguer@s, videos tutoriales...aprendes seguro.
    Besos y feliz semana

    ReplyDelete

Gracias por tu comentario y por tu visita. ♥
Thanks for your comment and for stopping by. ♥ 
Obrigada pelo seu comentário e a sua visita. ♥